Orgullo en Bogotá: una lucha sin miedo por los derechos básicos

Una marcha del orgullo gay en Bogotá demuestra la apasionada lucha por los derechos de la comunidad LGBTQIA+.

Orgullo en Bogotá: una lucha sin miedo por los derechos básicos

A.W. Geiger

Note: Mi español definitivamente no es perfecto, así que perdona cualquier error y avísame de cualquier mejora.

Mis recuerdos de la secundaria son escasos. Recuerdo las galletas que comimos en la cafetería para el almuerzo. Recuerdo los edificios de ladrillo rojo. Recuerdo a mi peculiar profesor de fotografía que me enseñó a revelar películas en una habitación oscura. Recuerdo a la linda profesora de matemáticas y a la otra profesora que usaba demasiado maquillaje y que destruyó toda la autoestima que tenías a esa frágil edad. Recuerdo los pasillos del segundo piso.

Y recuerdo a una pareja caminando por esos pasillos del segundo piso, pero no a la pareja clásica de la escuela secundaria en la que podrías pensar al principio. No la pareja popular, ni siquiera la improbable pareja de un punk y una atleta rubia. La pareja que más recuerdo de la escuela secundaria era una pareja gay. Cariñosa, vibrante, elegante. Radiante. Todos los adoraban.

Entonces, cuando decidieron comenzar una Alianza Gay-Heterosexual en la escuela, todos querían unirse. Y todos lo hicieron. (Debe haber sido uno de los primeros en el condado de Orange, si no el primero). Hubo una emoción palpable en esa primera reunión de la GSA, dirigida por la exuberante pareja que todos amamos. Parte de esa emoción fue la inclusión natural que se siente en un club, pero fue más que eso. Se sintió estimulante de una manera rebelde y atrevida. Parecía que estábamos rompiendo las reglas al hacer una nueva.

(También recuerdo lo diferente que se sentía la actitud entre los compañeros de estudios en comparación con la de los adultos. Aparte del maestro patrocinador del club, y tal vez algunos otros en la escuela, el entusiasmo contagioso entre los estudiantes por la iniciación del club no parece extenderse entre los adultos o los padres. Pero no importaba).

Para ser honesto, no recuerdo mucho más allá de ese primer encuentro. Pero lo que sí recuerdo es lo feliz que se siente ser un aliado actual de la comunidad LGBTQIA+; Apoyar a la comunidad, hogar de muchos de mis amigos, fue un hecho para mí. Ha sido desde entonces.

Recientemente tuve la oportunidad de llevar mi cámara a la Plaza de Bolívar, una plaza simbólica en Bogotá como sede del gobierno del país, luego de un gran desfile del Orgullo en la ciudad.

El panorama de los derechos LGBTQIA+ en Colombia es contradictorio. En Colombia, uno de los primeros promotores de los derechos legales LGBTQIA+, las protecciones para la comunidad LGBTQIA+ han mejorado sustancialmente desde un punto de vista técnico. Sin embargo, en la práctica, las protecciones legales no se aplican de manera consistente y los miembros de la comunidad continúan enfrentándose al peligro y la violencia.

En medio de esta realidad, me llamó la atención el espíritu de la gente que conocí en la Plaza de Bolívar. Tenían confianza, audacia y alegría al poder mostrar su Orgullo, una alegría abrumadora que es tan única en los desfiles del Orgullo y tan profunda dados los innumerables desafíos que enfrenta la comunidad en todo el mundo.

Sin embargo, mientras escribo esto, me doy cuenta de que lo que se siente tan asombroso en Pride, en cualquier lugar, no es solo la mera presencia de alegría. Es el hecho de que Pride es una lucha sin miedo por cosas tan suaves (alegría, felicidad, seguridad, libertad) en un entorno que puede ser todo lo contrario. Realmente no hay nada más admirable que eso.

'Soy como soy': Sebastian

Sebastián, que es gay, dice que el orgullo es importante para promover no solo la tolerancia y el respeto, sino también la igualdad. "Después de todo, también somos seres humanos", dijo.

"En muchos países del mundo, ser miembro de esta comunidad todavía se considera un delito", dijo Sebastian. "Aunque en muchos lugares las leyes nos "amparen" no son aceptadas socialmente por lo que no hacen mucho uso de ellas. En muchos lugares donde tener una sexualidad o pensamiento diversos se considera ilegal, las marchas LGBT, el Orgullo - todo lo que nos engloba - también es para ellos. Somos sus voces, debemos serlo. Le rendimos homenaje a todos los que han luchado antes que nosotros para que podamos disfrutar de los derechos que tenemos actualmente".

"El orgullo es para demostrar 'soy como soy'", Sebastian, también en la foto de arriba, dijo. "Vivo la vida como quiero vivirla y nada ni nadie debe juzgarme por ello".

'Ser libres de amar, ser libres de vivir': Jorge

Para Jorge, la función del orgullo como lucha por los derechos es lo importante. “Mostrarnos sin miedo al mundo, ser libres de amar y ser libres de vivir, sin el miedo de ser agredidos o vandalizados o hasta el punto de acabar con nuestras vidas”, dijo Jorge.

"Se logra cambiar la mentalidad de las personas, poder lograr aclarar su comprensión sobre este tipo de temas fundamentales", dijo Jorge. "Siento que el orgullo es una forma de empoderamiento, una forma de fuerza y ​​valentia. Cuando la gente decide salir de un closet es cuando al fin decide comenzar a vivir".

'Una oportunidad para poder expresarse': Alejandra

"Para mi, el orgullo es importante por que es una oportunidad para cuestionar la legislación homófoba y tranfobia de la mayoría de las personas", Alejandra dijo. "Porque cuando se hace los tipos de marchas ayudan a cambiar la mentalidad de la gente hacia los diferentes gustos que tiene cada persona. ... Para mi el orgullo  LGBTI es como una oportunidad para poder expresarse hacia lo que uno siente y lo que uno es".

¿Quieres ayudar? Temblores es una organización que trabaja para proteger los derechos de LGBTQIA+ y otras comunidades marginadas en Colombia.

¿Quieres apoyar este boletín? Regístrese aquí para obtener la suscripción paga de 3 USD / mes. (Te enviaré un pequeño regalo para tu apoyo).